Uno de los principales miedos a la hora de instalar una máquina recreativa en un bar es si el propietario del negocio perderá dinero por culpa de que los clientes conozcan los trucos para tragaperras. En este artículo vamos a desmentir este mito y a explicar el funcionamiento que demuestra la confianza de estos productos.

El mito de los trucos para máquinas tragaperras

Las máquinas recreativas es uno de los juegos de azar más aleatorios que hay, por lo que por mucho que se escuchen diferentes teorías sobre cuál es la mejor estrategia para trucar una tragamonedas, la realidad es que las máquinas recreativas tipo B están programadas para que solamente entre el 3% y el 8% de las partidas sean ganadoras. O lo que es lo mismo, para que entre el 92 y el 97% de las partidas no tengan premio para el cliente.

Algunos de los falsos trucos más extendidos respecto a las pistas que supuestamente da una máquina recreativa para indicar que el premio está cerca. Muchos clientes confían en estos trucos, pero como propietario del negocio es importante que cuentes con la tranquilidad de saber que no se corresponden con la realidad:

  • Fijarse en la temperatura de la máquina.
  • Introducir monedas frías.
  • Pensar que las máquinas aisladas y escondidas reparten más premios.
  • Interpretar que los patrones en forma de V o X en los rodillos son un indicio de que el bote está cerca.
  • Usar la palanca en lugar del botón, a pesar de que ambos accionan la misma tirada.

A pesar de que existen ciertas variables que influyen en el juego y cuyo patrón se puede estudiar, como son las líneas de pago disponibles, el número de símbolos que aparece en cada rodillo o si existen o no bonos y avances, la lógica por la que se rigen las máquinas tragaperras es la misma para todas.

Se basan en azar y predecir su comportamiento por medio de la probabilidad y la estadística es bastante complicado ya que todos los símbolos del carrete tienen la misma probabilidad de aparecer en cada una de las tiradas.

Además, las máquinas recreativas funcionan con porcentajes de devolución y no por ciclos de pago, lo que quiere decir que una misma máquina puede otorgar premio varias jugadas seguidas y después no repartir ningún más en mucho tiempo. Es puro azar y aleatoriedad.

Elegir la máquina recreativa más adecuada

¿Se puede trucar las máquinas recreativas?

A pesar de que estas máquinas tienen un funcionamiento y estructura muy similar, la realidad es que cada máquina y cada juego presentan sus propias particularidades, entre las que se encuentran:

  • El payback (o tasa de pago): Las máquinas tragaperras de los casinos tienen un mayor porcentaje de pago que las máquinas de los bares. Mientras que el payback de los casinos y los juegos online presenta un porcentaje de retorno del 95-99%, los bares presentan solamente el 50-75%, según el modelo.
  • Las máquinas progresivas. Estos modelos ofrecen la oportunidad de llevarse el jackpot acumulado a cambio de jugar con la apuesta máxima, lo que resulta muy tentador para cliente y rentable para el propietario del negocio que ve como aumenta su recaudación a cambio de una probabilidad tan baja de perder el premio como de ganar la lotería.

Como puedes ver, la gran cantidad de factores que influyen en la obtención de premio de una máquina tragaperras son tantos y tan variados que es muy complicado predecir su resultado ganador. Y aún en estos, recordamos que más del 90% de las jugadas no tienen premio.

Por tanto, los trucos para tragaperras son en realidad trucos para aumentar la apuesta de los clientes y aumentar la recaudación de estas máquinas recreativas.

Como operador independiente de máquinas recreativas, en Jomesa tenemos un amplio conocimiento sobre el sector, así como conocemos el porcentaje de pago de cada una de las máquinas que recomendamos.