La tramitación de la autorización de explotación de máquinas recreativas y de juego varía de una Comunidad Autónoma a otra, lo que se traduce en 19 normativas diferentes a las que los hosteleros deben acogerse en función del lugar donde vayan a operar. Cada Administración Autonómica establece sus propios trámites para la obtención de estas licencias y en este artículo te vamos a explicar qué debes hacer para poder explotar máquinas recreativas en Madrid.

¿Quién y cuándo puede solicitar la explotación de una máquina recreativa en Madrid?

La autorización de explotación de máquinas recreativas en Madrid es necesaria siempre que se desee instalar en un bar, restaurante o cafetería una modelo tanto por primera vez, como para su renovación, canje o traslado.

Esta tramitación la puede solicitar la empresa operadora, la cual debe estar inscrita en el registro de Juego de la Comunidad de Madrid, así como también deben estar inscritas y homologadas las máquinas tipo B y C que se desean instalar.

Junto a la solicitud de autorización para la explotación de recreativas en Madrid, es necesario presentar el siguiente papeleo:

    • Pago de tasa de servicios administrativos
    • Certificado de fabricación de la máquina
    • Certificado de la empresa comercializadora y especificación de la máquina
    • Copia simple notarial de los poderes otorgados a la empresa operadora

La resolución por parte de la Administración de Madrid para notificar si se concede la autorización para la explotación de máquinas recreativas es de tres meses.

Otros requisitos de la Comunidad de Madrid

requisitos para maquinas recreativas en Madrid

Para obtener la autorización de instalación de máquinas recreativas en bares, cafeterías y otros establecimientos de Madrid, según la normativa autonómica, también es necesario cumplir con otra serie de requisitos:

¿Cuántas máquinas permite explotar la licencia? Según el Reglamento de Máquinas de la Comunidad de Madrid pueden explotarse por establecimiento un máximo de dos máquinas recreativas tipo A, máquinas tipo B.1 con premio programado y máquinas recreativas tipo D con premio en especie; aunque pueden instalarse hasta tres máquinas siempre que no haya más de dos máquinas pertenecientes a la misma categoría.

¿En qué establecimientos pueden instalarse? Para instalar máquinas tipo B en estaciones de ferrocarril y otros transportes, aeropuertos y centros comerciales el local debe estar cerrado y aislado al público de paso. En la Comunidad de Madrid no está permitida su instalación en bares y cafeterías de centros educativos.

¿Dónde debe mostrarse la licencia? La documentación sobre la explotación de las tragaperras debe permanecer siempre en el local, disponible para posibles inspecciones por parte del funcionariado de ordenación y gestión del juego. El documento expedido con la autorización de explotación de la máquina debe colocarse de forma visible y protegida en la parte frontal o en uno de los laterales de la máquina.

¿Qué ocurre en caso de traspaso? En caso de producirse un cambio de titularidad del establecimiento, la licencia de explotación de máquinas recreativas continua siendo válida durante el tiempo que reste su período de vigencia, salgo en los casos en los que el traspaso del negocio se produzca por fallecimiento, jubilación o transmisión onerosa. En caso de querer trasladar una máquina recreativa y de juego fuera de la Comunidad de Madrid, la autorización de explotación pierde su validez.

¿Y si quiero cambiar de modelo? Respecto al cambio de un modelo por otro, este canje puede llevarse a cabo sin perder la autorización siempre que la nueva máquina pertenezca a la misma categoría y esté homologada; aunque en este caso si es necesario obtener autorización individual para la explotación de la nueva máquina, con su correspondiente papeleo burocrático.

En Jomesa, como operadora independiente, te ayudamos con la gestión administrativa, la tramitación de tasas fiscales, la realización de informes y con la solicitud de licencias, así como con la tramitación de cambios de titularidad. Nuestro equipo cuenta con formación y un amplio conocimiento sobre la normativa vigente en Madrid y de las características propias con respecto a otras regiones.