En el primer post de esta serie titulado “El tamaño importa”, te explicamos las  diferentes tipos de empresa según su tamaño. A partir de ahora te ayudaremos a entender su efecto en los criterios que creemos que debes considerar para escoger a tu empresa de máquinas recreativas. Empecemos con el primero: Calidad de Servicio y proximidad.

La garantía en la calidad de servicio es fundamental. Que la empresa pueda responder en un tiempo breve a cualquier incidencia repercutirá en tus ingresos finales, dado que todos sabemos que el jugador no espera, y si no puede jugar en tu bar cambiará de establecimiento. Como propietario del negocio tienes que seleccionar una empresa que por un lado tenga recursos humanos y técnicos suficientes, tanto para repararte la máquina recreativa como para darte cambio en monedas de forma inmediata. Que cuando llames por una incidencia sepan quien eres, que no seas un número más en su lista de clientes, o peor aún, que tengas que hablar con un ordenador o una operadora, es decir, que te traten con confianza.

JOME - Tragaperras en fila

No dejes que un mal servicio deje inoperativa tu máquina recreativa.

Las pequeñas operadoras de máquinas recreativas de ámbito local pueden ofrecer un servicio de proximidad al cliente muy cercano al tener un menor número de clientes, pero por otro lado, muchas veces carecen de los recursos y agilidad suficiente para hacer frente a determinadas incidencias o multi-incidencias, repercutiendo de forma importante en la calidad y el servicio final ofrecido.

Por otro lado, las grandes operadoras nacionales o asociadas a grandes grupos, pueden disponer de más recursos técnicos y humanos, pero el trato puede resultar mucho más distante e impersonal, y esta distancia se traduce en una falta de flexibilidad y comprensión hacía los problemas, resultando en una mayor burocracia que acaba repercutiendo de forma negativa al propietario del local.

Las vencedoras en este aspecto son las empresas que por su tamaño disponen de recursos técnicos y profesionales suficientes para dar un servicio excelente, pero que a la vez siguen estando próximo a los clientes, tratándolo como personas humanas, no números, pudiéndose adaptar a cada problema que le surja al hostelero. Así que la mejor opción en operadoras de máquinas recreativas son las que llamaríamos “de tamaño medio”, de ámbito regional y no asociadas a ningún fabricante de máquinas. 

¿Tienes dudas? ¡Entonces atrévete a preguntarnos!

En el siguiente artículo os hablaremos sobre la independencia de los fabricantes.